Diferencias entre un autónomo dependiente y un falso autónomo

Diferencias entre un autónomo dependiente y un falso autónomo
Foto | ©BigStock
Actualizado: 07.02.19 - 07:00

Falsos autónomos

¿Qué es un trabajador autónomo dependiente?, y ¿un falso autónomo? Si estás trabajando como autónomo pero no estás seguro de cual es tu condición, aquí te lo explicamos.

Características del trabajo del autónomo dependiente

Los Autónomos Económicamente Dependientes son aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa, igual que el autónomo común, y predominante para un cliente, del que depende económicamente por percibir de él, al menos, el 75% de sus ingresos.

Según el Estatuto del Trabajador, las condiciones que han coincidir para constituirte como trabajador dependiente son:

  • No tener a tu cargo trabajadores por cuenta ajena ni contratar o subcontratar parte o toda la actividad con terceros.
  • Ejercer la actividad de manera diferenciada con el resto de trabajadores por cuenta de cliente.
  • Disponer de recursos propios para realizar la actividad. Sin embargo, como autónomo dependiente no debes ser titular de un local u oficina abiertos al público ya que se entiende que desarrollas tu actividad para otra persona.
  • Desarrollar tu actividad bajo tu propio criterio y directrices sin perjuicio de las indicaciones que pueda realizar el cliente.
  • Recibir contraprestación económica conforme al resultado de la actividad. Por regla general, como autónomo dependiente no recibes nómina sino que emites factura por los rendimientos de tu actividad económica.
  • No tener la condición de asociado.

Características del trabajo del falso autónomo

El falso autónomo se trata de la persona que, a pesar de trabajar en una relación de dependencia para la empresa, tal y como lo vendría haciendo un trabajador por cuenta ajena bajo un contrato laboral corriente, es obligado a darse de alta en régimen de autónomo, con todo lo que a nivel fiscal conlleva. Este trabajador desempeña su actividad para la empresa dentro de su ámbito de organización y dirección pero sin haber realizado un contrato laboral ni haber cursado su alta en el Régimen General de la Seguridad Social y sin los derechos de los que disfrutan el resto de la plantilla.

El falso autónomo, generalmente, se ve obligado a aceptar esta situación para poder realizar su actividad económica, siendo las responsables y las que están cometiendo un fraude laboral las empresas que realizan estas prácticas.

Obviamente, el falso autónomo es una figura ilegal, al contrario que la del autónomo dependiente, que sí viene recogida en la ley.

A continuación, te detallamos las características:

  • No tienes a tu cargo trabajadores por cuenta ajena ni externalizas tu trabajo.
  • Ejerces la actividad de manera indiferenciada con el resto de trabajadores por cuenta de cliente pero sin contar con los derechos de los trabajadores en plantilla, como vacaciones o derecho a indemnización en caso de que la empresa ponga fin al contrato de forma improcedente.
  • Utilizas los recursos de la empresa para la que trabaja para realizar tu trabajo.
  • Estás sujeto a las directrices del empresario.
  • Es la empresa la que pone precio a tu trabajo y no al revés, como procede y como se establece en el caso del trabajador autónomo dependiente.

El falso autónomo en España

Las diferentes asociaciones de trabajadores autónomos estiman que actualmente en España existen entre 100.000 y 210.000 falsos autónomos. Se estima que, en el 2008, el 80% se concentraban en el sector de la construcción y que actualmente dicha actividad es minoritaria, en favor de profesionales liberales como abogados, comunicadores o arquitectos.

Los cálculos del Gobierno superan los 200.000 falsos autónomos y cifran su coste para las arcas de la Seguridad Social en alrededor de 560 millones de euros anuales. Una estimación basada en la menor cotización que aportan actualmente un autónomo de la base mínima, en comparación con la mediana de un asalariado.

Sanciones por emplear a falsos autónomos

Como ya hemos dicho, emplear a falsos autónomos constituye fraude laboral y el Gobierno mantiene su lucha para erradicarlo. Para ello impone sanciones de entre 3.126 y 10.000 euros por cada trabajador afectado. La medida está enfocada a disuadir a aquellos empresarios que quieran pasar empleados del régimen general al RETA, dado que la cotización mínima de los autónomos quedará un 15% más barata que la de un asalariado que cotice por lo mínimo. De esta forma, muchas empresas podrían verse tentadas para pasar a sus empleados por autónomos.
Las nuevas medidas impuestas por el Gobierno se aplican también a todos los casos en los que se detecten falsos autónomos contratados que deberían estar en el Régimen General de la Seguridad Social.

Crea y personaliza tu propia web o tienda online.
Totalmente gratis
Información importante sobre cookies
Este portal web, utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Configurar