La verdad sobre los escritorios de pie y la productividad

La verdad sobre los escritorios de pie y la productividad
Foto | ©BigStock
Actualizado: 27.02.19 - 09:32

Si sentarse con exceso es malo y estar de pie mientras se trabaja es bueno, entonces seguramente el escritorio correcto nos hará a todos más productivos, ¿verdad?

Si supieras que podrías aumentar tu productividad en casi un 50% haciendo un cambio casi sin esfuerzo, probablemente lo intentarías. Pero, ¿hasta qué punto el consejo es demasiado bueno para ser verdad?

Un estudio reciente de la Universidad de Texas A&M encontró que los empleados que usaban escritorios de pie eran un 46% más productivos que los de los escritorios tradicionales. Los principales medios informativos publicaron la estadística llamativa, y los lectores devoraron la información, creyendo que ellos también podrían ser mucho más productivos si tuvieran el escritorio adecuado. ¿Quién no querría ser más productivo poniendo tan poco esfuerzo extra?

Desafortunadamente, la investigación estuvo lejos de ser un éxito.

El estudio fue sobre un grupo muy específico de personas, concretamente empleados de un call-center o centro de llamadas; siendo que los que tenían escritorios de altura ajustable eran empleados más nuevos, con solo unas pocas semanas de experiencia en el trabajo. Además, solo recibían llamadas de clientes nuevos, mientras que los empleados más experimentados que estaban sentados solo recibían llamadas de clientes existentes. Los sentados, de promedio, resolvieron con éxito 0.57 llamadas por hora, mientras que los empleados que tuvieron la opción de permanecer en pie resolvieron 1.26 llamadas por hora, pero la naturaleza de las llamadas fue totalmente diferente.

Conocer los detalles del estudio arroja una luz muy diferente sobre la validez de los hallazgos y qué aplicables son a otros tipos de trabajadores, pero ¿qué revelan otras investigaciones?

Algo mejor para la salud

No existe un consenso actual sobre los pupitres y la productividad. En ocho estudios se analizaron si los escritorios de altura ajustable afectan a la productividad. Tres de los estudios mostraron un aumento en la productividad, cuatro de ellos no mostraron ningún efecto y uno informó resultados mixtos.

Una revisión aún más reciente de los estudios de este año encontró que los escritorios para sentarse no tenían "un efecto considerable" en el rendimiento. Tampoco afectaron significativamente a la cantidad de bajas por enfermedad que cogieron los empleados, que a menudo se incluye en las medidas de productividad.

La implementación de los escritorios de pie tiende a ser neutral cuando se trata de productividad. Si hay cambios, tienden a ser marginales.

Los puestos de trabajo de altura ajustable tienen algunos beneficios, aunque tienen poco que ver con la productividad. Tanto pararse como tomar descansos de estar sentado/a son beneficiosos para la salud física. Estar de pie aumenta el gasto calórico en aproximadamente un 30% con respecto a estar sentado, mientras que tomar descansos regulares de estar sentado (alterar la postura, levantarse, estirarse, etc.) ha demostrado reducir las molestias musculoesqueléticas, reducir la fatiga y la rigidez y aumentar el flujo de sangre.

Pero, más no es necesariamente mejor. Estar de pie por períodos prolongados de tiempo tiene sus propios problemas, que incluyen aumento del dolor en las articulaciones, hinchazón, flujo sanguíneo restringido, rigidez y fatiga. En otras palabras, tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre sentarse y estar de pie, y todavía no estamos hablando de aumentar la productividad en absoluto.

Una cuestión de bienestar

Cuando los empleados sienten que su empleador se preocupa por su bienestar, están un 38% más comprometidos en el trabajo.

Proporcionar puestos de trabajo flexibles, ya sean escritorios individuales, grupos de actividades, mesas de colaboración, pelotas de yoga, cintas de correr, bicicletas o escritorios para sentarse, es una manera clara en que las organizaciones pueden demostrar que apoyan el bienestar de sus empleados.

El lado práctico

Parte de la razón es que el mobiliario de trabajo de altura ajustable es caro. Los modelos más básicos que son lo suficientemente resistentes para soportar equipos reales comienzan en alrededor de 300 euros. Sin embargo, un modelo de primera línea puede costar cerca de 3.000 €, lo que no es exactamente rentable para toda una oficina.

Los escritorios regulables en altura y para estar de pie pueden hacer más felices a los trabajadores. Incluso podrían aliviar algunos de los dolores asociados con sentarse durante largos períodos de tiempo. Pero no van a hacer mágicamente a nadie más productivo.

Etiquetas: productividad | Salud | Ergonomía
Crea y personaliza tu propia web o tienda online.
Totalmente gratis
Información importante sobre cookies
Este portal web, utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Configurar