Los estados financieros básicos de tu empresa

Los estados financieros básicos de tu empresa
Foto | ©BigStock
Actualizado: 31.10.19 - 08:54

Estados financieros

Los documentos que debe preparar una empresa al terminar un ejercicio contable para conocer su situación financiera y los resultados económicos obtenidos es lo que conocemos como estados financieros. Tanto la situación económica como la patrimonial quedan reflejados en los estados financieros, que son imprescindibles para saber si le empresa es o no rentable.

Además, son legalmente obligatorios para sociedades mercantiles y los autónomos de responsabilidad limitada, debiéndose presentar en el Registro Mercantil.

Los principales estados financieros son tres: balance general, estado de resultados y estado de flujos.

A continuación, te hablamos de ellos.

Balance general

El balance general o, también llamado balance de situación, es el documento contable que informa de la situación financiera de tu empresa en un momento determinado. Se trata de un informe que indica la situación patrimonial de la empresa, es decir, el activo, el pasivo, el valor de sus propiedades y derechos, las obligaciones y el capital.

El balance general ha de estar cuadrado, siendo el total del activo equivalente a la suma del pasivo más el patrimonio neto.

Para hacer este cálculo, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • El activo: el activo se divide en activo corriente y no corriente. El no corriente hace referencia a los bienes y derechos que formarán parte del patrimonio empresarial durante un periodo mínimo de un año. Incluye los inmuebles por lo que recibe un alquiler, las inversiones financieras a largo plazo o la maquinaria. Por otro lado, los activos corrientes son los que formarán parte del patrimonio menos de 12 meses, como por ejemplo el dinero en metálico que hay en la caja o la mercancía a la venta.
  • El pasivo: también se clasifica en corriente, que son las deudas a corto plazo; y no corriente, perteneciente a deudas a largo plazo.
  • El patrimonio neto: se divide en los fondos propios y las subvenciones.

En función del número de trabajadores y del importe de la cifra de negocios, el balance de situación puede ser normal, abreviado o pyme.

Estado de resultados

El estado de resultado es también conocido como estado de pérdidas y ganancias, y resume las operaciones derivadas de las actividades económicas de una empresa durante un periodo determinado.

Se obtiene al restar a los ingresos durante un periodo fiscal, los distintos gastos, como efectivos o futuros en forma de cheques, pagarés, etc.

Para realizar el estado de resultados se desglosan todos los gastos, pérdidas, beneficios e ingresos, distribuyéndolos en diferentes categorías para, así, obtener dos tipos de resultado: antes y después de aplicar los impuestos correspondientes.

El estado de resultados sirve para mostrar si la empresa está cumpliendo sus objetivos financieros y ofrece la posibilidad de conocer cuál es su rentabilidad, qué bienes tiene, cómo los ha conseguido y cuánto dinero gana por cada inversión realizada.

Aunque su periodicidad es flexible, generalmente se calcula anualmente. Si los ingresos netos superan los gastos, tu empresa habrá obtenido beneficios. En caso contrario, quiere decir que tu empresa está teniendo pérdidas.

Para calcularlo, es importante contabilizar los gastos e ingresos según se vayan realizando. Así, llegado el momento, solo hay que sumar los importes y asentarlos en las cuenta correspondiente.

Estados de flujos

El estado de flujos informa sobre las variaciones y movimientos de efectivo y sus equivalentes en un periodo determinado. Esta información es útil porque facilita las bases para evaluar la capacidad que tiene la empresa para generar efectivo o equivalentes y muestra sus necesidades de liquidez.

A través del estado de flujos es posible conocer de dónde ha salido el efectivo y a donde ha ido a parar y clasifica estos movimientos por actividades. Se puede hablar de tres tipos:

  • Flujos de efectivo de las actividades de explotación: pagos y cobros relacionados con la actividad principal de la empresa.
  • Flujos de efectivo de las actividades de inversión: pagos para adquirir activos no corrientes y cobros de procedentes de las ventas o de las amortizaciones.
  • Flujos de efectivo de las actividades de financiación: cobros que provienen de la venta de títulos o valores y pagos realizados para amortizar préstamos, por ejemplo.
Crea y personaliza tu propia web o tienda online.
Totalmente gratis

Las noticias más leidas de Gestión

Información importante sobre cookies
Este portal web, utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.
Configurar